Nuestro Blog
Plan de inversión en bolsa

 

Consejos de supervivencia en la jungla de los mercados

Quiero invertir en algo”. “Quiero ser trader”. Pocas palabras y un mundo detrás. ¿Te has planteado los retos que supone introducirse en el mundo de los mercados financieros? ¿crees que tienes lo necesario para invertir con éxito? En esta serie de artículos Paulo Pinto, con 40 años de experiencia en los mercados, nos dará las claves para comenzar con garantías.

 

Hoy comenzamos con el primer artículo de una serie. Su objetivo es empezar desde lo más básico, para ir después avanzando. Antes de construir una casa hay que fijar los cimientos. Dependiendo de la casa que se quiera construir serán necesarios unos materiales u otros. Pues bien, plantemos los cimientos. En primer lugar, ¿en qué quieres invertir? Por ejemplo, ¿en acciones o ETFs? No todos los mercados son iguales ni todos los productos financieros. Como ves, debemos desarrollar un proceso de trabajo con un plan de acción. Lo que hacemos es consecuencia de nuestros planes. Por eso es tan importante planificar.

¿Te gusta viajar? A mi me gusta mucho, imagino que a ti también Pues bien, muchas personas viven el viaje de su vida, día a día, sin planear nada. Otras viven vidas (viajes) que no quieren vivir solo porque no saben lo que han de hacer. ¿Cuál es el resultado de ir por la vida sin planificar nada? El problema de no tener metas u objetivos es que podemos estar dando vueltas sin un destino fijo.

Espero que pueda ayudarte a definir un destino (objetivo) y al mismo tiempo trabajar (construir) en un plan que te llevará hasta allí y no a otro lugar.

Como joven inversor, porque recientemente has llegado al mercado, estás todavía en el inicio de tu viaje, y las información que te pretendo dar está en cierta manera disponibles en internet, pero de manera desordenada. Como regla general necesitas información que puedas comprender sin dificultad. Si no entiendes algo al leer, entonces es mejor dejarlo de lado hasta tener lo conocimientos suficientes. No te compliques. 

Te preguntarás por qué razón DIF Broker está interesada en prestar este servicio. ¡La respuesta es simple! Antes de poder hablar de bolsas o activos financieros, es necesario saber planear las inversiones para ser un buen inversor. 

Planear hace parte del proceso. Como inversor debes seguir tu plan, tu estrategia, y no el plan que otros diseñaron para ti en foros de bolsa o amigos con las mejores intenciones. Lo que pretendemos aquí es ayudar a construir un plan personal, ayudar a decidir cuál es el mejor camino para ese viaje. Sin un plan, es muy difícil tener una vida de inversión con éxito. 

Primero: Buscar tener un mínimo conocimiento leyendo libros sobre el tema, leyendo la información disponible en páginas de inversión y economía. Puede ser muy útil hacer un curso básico sobre mercados de capitales. 

Segundo: ¿Vas a invertir en acciones o ETFs? Lee lo que son acciones y lo que son ETFs, decide por ti mismo aquello que más se ajuste a tu perfil. Es fundamental comenzar por hacer este esfuerzo de entendimiento sobre lo que es una cosa y otra para empezar a entender lo que es el riesgo.  

Sin este primer punto estarás más sujeto a ser llevado por los dos grandes sentimientos que afectan a todos los inversores: miedo y avaricia. 

Nuestro interés es ayudarte a establecer objetivos para una vida financiera estable sin percances y poca inseguridad. 

 

Utilizar el sentido común

 

¿Por qué? Porque la bolsa es un negocio como cualquier otro. Nadie en su sano juicio va a abrir una pastelería si no tiene una formación mínima como pastelero. En bolsa es igual. Si todos entendemos y comprendemos que es normal pagar por una formación profesional o la universidad, entonces es normal pagar por hacer un curso de bolsa. 

 

Operando en el mercado real 

 

Debes saber que después de acabar la teoría, empieza el curso práctico. Cuando se abre la cuenta en un broker, a lo largo de los primeros 6 meses no se debería invertir más del 10% del capital. ¿La razón? Esa pequeña cantidad debe formar parte del coste de aprendizaje. Estarás practicando aquello que aprendiste. Y al principio todos cometemos errores. Muchos errores.

La razón para entender esto es sencilla. Es fácil ganar poco en bolsa, pero es más fácil perder mucho cuando no se tiene conocimiento de lo que se hace. Pero hay algo más difícil todavía. Ganar mucho y perder poco, a menos que se tenga una inmensa suerte, ese tipo de suerte con la que se puede ganar la lotería. Es decir, nula, aunque a todos nos vengan imágenes de personas celebrando con champagne el primer premio. Pero ¿cuántas veces te ha tocado a pesar de haber jugado año tras año? 

 

¿En qué marco temporal invertirás? 

 

Supongamos que has tomado la decisión de que serás un inversor más activo en el mercado porque imaginas que te gustará la adrenalina que producirá tu organismo al ver las acciones subir y bajar precipitadamente. Esto quiere decir que en tu plan has considerado ser un inversor de corto plazo y no de largo plazo. Esta decisión es importante, porque definirse como inversor tendrá estrategias de acción diferentes. 

 

Vamos ahora a las recomendaciones:

 

En los primeros 6 meses lo que importa no es ganar, lo que importa es hacer las cosas bien de acuerdo a la estrategia que aprendiste. Haciendo las cosas correctamente, las ganancias acabarán por ser naturales.

Hacer bien las cosas implica tener un límite de pérdida en tu cartera, que deberá ser definido en tu plan de trabajo.

Hacer bien las cosas implica saber que las ganancias en bolsa no son tuyas hasta que salgan de esa operación y lleguen a tu bolsillo. 

Hacer bien las cosas implica controlar sentimientos como el miedo, la avaricia y el orgullo. 

La humildad en el mercado es completamente determinante, porque es un continuo aprendizaje y hay que tener la noción de eso. Un inversor con 20 años de experiencia en el mercado lleva una cierta ventaja sobre uno que lleve 2 años, porque ya tuvo ocasión de vivir más experiencias y como consecuencia, aprender más. Pero hasta esta persona de 20 años sabe que tiene que continuar aprendiendo. 

Los mercados están formados por ciclos, al alza y a la baja, y estos ciclos duran años, por lo que quien no ha vivido todavía la experiencia de ambos ciclos entonces tiene que tener la humildad de entender que todavía no lo ha visto todo. 

Usar el sentido común es no fantasear con la bolsa, sino hacer inversiones como si fuera un trabajo más, con la intención de ganar dinero con el respeto que cualquier negocio exige. Esa naturaleza del ser humano que tiende a engañarse con ilusiones hace que nos guste engañar a otros con estas mismas ilusiones. 

En “tu negocio de bolsa”, el factor más importante es el precio. Solo existe uno, aquel que cotiza en el mercado. No aquel que te gustaría tener, ni aquel que pensabas que ibas a tener. Sobre este precio debes decidir el límite de tu pérdida y el objetivo de tus ganancias. Sobre este negocio que estás dispuesto a realizar de manera racional en función de los deberes que hiciste, cumpliendo con todas las reglas establecidas, no existen sentimientos o empatías particulares con el título, como si fuera un ser humano, ni juicios de valores sobre si es caro o barato, o si tiene muchos compradores o pocos vendedores. 

La realidad está en confirmar si el título en cuestión está subiendo o bajando en relación con su precio de entrada, y esperar hasta que llegue uno de los límites que colocaste para vender con ganancias o con pérdidas. No es difícil, pero requiere una gran disciplina y sensatez. 

AVISO LEGAL: La información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión, invitación u oferta, para llevar a cabo operación o transacción alguna. Dicha información tampoco es un reflejo de posiciones (propias o de terceros) en firme de los intervinientes en los Mercados de Valores. DIF Broker no tiene en cuenta objetivos de inversión específicos ni situaciones financieras particulares. Tampoco formulará declaración alguna ni asumirá ninguna responsabilidad derivada de la fiabilidad de la información facilitada ni de que dicha información sea completa ni en relación con las pérdidas que pudieren derivarse de las inversiones realizadas ni por la información expuesta de contenido meramente informativo. Por tanto, ésta no debe ser utilizada para la valoración de carteras o patrimonios, ni servir de base para recomendaciones de inversión. Por el carácter meramente informativo de este blog, las decisiones de inversión tomadas sobre la base de su contenido serán de exclusiva responsabilidad del inversor. Las operaciones que se efectuasen siguiendo las recomendaciones de un análisis, en particular o a título enunciativo, y las inversiones apalancadas tales como la negociación con divisa extranjera y la inversión en derivados, pueden ser muy especulativas y por lo tanto generar beneficios, pero también pérdidas. Antes de realizar una inversión o participar en una transacción, debería tener en cuenta sus circunstancias financieras y consultar a su/s asesor/es financiero/s con vistas a comprender los riesgos que conlleva y considerar si es conveniente a tenor de su situación. Todas las opiniones expresadas están sujetas a modificaciones sin previa notificación. El contenido puede mostrar la opinión personal del autor que puede no ser reflejo de la opinión de DIF Broker.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
86% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la negociación de CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.