Loading...

Blog

DONDE HABLAMOS DE LA BOLSA
Home / Blog

La Inversión en la bolsa de valores y la inminente quiebra de los estados

Este año fue especial: 2020 será un año que permanecerá en nuestra memoria para siempre.

Hasta ahora, los activos refugio y las empresas de determinados sectores de actividad -tecnología, distribución online de bienes de primera necesidad, energías renovables, empresas mineras …- son las inversiones más interesantes del año.

La evolución más destacada es para Bitcoin, que entre finales de 2019 y la sesión del pasado 5 de noviembre, subió más de un 115%, como podemos ver en la Figura 1.

Figura 1

La plata, el índice tecnológico norteamericano Nasdaq 100 y el oro subieron 43%, 38% y 28%, respectivamente; la evaluación de la cotización de estos activos es en la moneda norteamericana, el USD.

En el lado negativo, el petróleo cayó un 38%, alcanzando precios negativos este año, algo que nunca antes había sucedido: en un mundo controlado por los bancos centrales, todo es posible, ¡incluso pagar por vender!

Los principales índices bursátiles en España (IBEX 35), Portugal (PSI 20), Francia (CAC 40) e Italia (MIB 40) registraron fuertes descensos, -27%, -21%, -17% y -16%, respectivamente, sobre todo, la fuerte presencia de la banca comercial en la composición de estos índices bursátiles, como se explicó en un artículo anterior.

En el caso del índice británico FTSE 100, la caída del 22% se debe a la incertidumbre que rodea la salida del Reino Unido de la Unión Europea; hasta el momento todavía no hay acuerdo.

Ante las brutales subidas de algunos activos financieros, la siguiente pregunta es obligatoria: ¿cuál es el motivo o razones detrás de ellas?

En un año en el que el desempleo se dispara, se anuncia una recesión bíblica en toda Europa, donde miles de pequeñas empresas corren riesgo de cerrar sus puertas en los próximos meses, además de las que ya han cerrado recientemente, en las que sus cuentas están coloreadas de rojo – deudas públicas colosales y déficits presupuestarios interminables – ¿cómo es posible que se produzcan subidas meteóricas de determinados activos financieros?

Hace unas décadas, antes de invertir en bolsa, era posible explicar los movimientos de precios de diferentes activos financieros a través del análisis fundamental, es decir, entender las razones que afectaban a la oferta y la demanda de un activo determinado.

En el caso de las acciones de la empresa, podríamos contar con varios aspectos para realizar un análisis de valor, entre otros, como:

  • Calidad de gestión
  • Liderazgo tecnológico
  • Expansión a otros mercados
  • Aumento de los márgenes operativos
  • Perspectivas de ingresos
  • Menores costos operativos
  • Flujos de caja generados por la empresa …

En el caso de las materias primas, era importante analizar los factores detrás de la oferta y la demanda.

Como ejemplo, en el caso de la demanda, la expansión económica de varias regiones del mundo, implicó una enorme presión compradora sobre el petróleo, dada la dependencia de la economía mundial de los combustibles fósiles.

En el caso de la oferta, como ejemplo, podemos mencionar la crisis del petróleo de 1973, cuando miembros de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (OPAEP) anunciaron un embargo petrolero, que condicionó el suministro de petróleo; como resultado, los precios se dispararon.

Y finalmente, en el caso de las monedas, era suficiente analizar las políticas públicas y monetarias de un país determinado.

Los países con superávits comerciales, gasto público controlado, superávits presupuestarios y políticas monetarias encaminadas a controlar la inflación, tenían, por regla general, una moneda fuerte, es decir, que se apreciaba en el mercado Forex, protegiendo así los ahorros denominados en esa moneda.

Este fue el caso de Japón o Alemania.

Todo este mundo se ha derrumbado en los últimos años: los fundamentos ya no tienen ninguna relevancia. Sólo ha llegado a importar si los principales bancos centrales del mundo pueden dar la dosis de “cocaína” que tanto necesitan los mercados de capital.

Al igual que un drogadicto, los mercados financieros exigen ahora dosis crecientes de estímulo monetario, de lo contrario se “enojan” y se producen caídas, como ocurrió en la crisis de 2008 o a finales de 2018, cuando la Reserva Federal de los Estados Unidos “amenazó” con reducir su balance y aumentar los tipos de interés.

La prueba de que estamos experimentando la mayor burbuja financiera de la historia proviene del tamaño del reciente estímulo monetario, algo sin precedentes, ¡y del orden de miles de millones de euros!

Los bancos centrales ahora expanden su balance en varios trillones (¡12 ceros!) de Euros (EUR), Dólares Americanos (USD), Libras Esterlinas (GBP) o Yenes (JPY).

La población no es consciente de la inflación, dado que esta oferta monetaria se canaliza esencialmente hacia los mercados de capitales, al mercado inmobiliario, a los fichajes de jugadores o, por ejemplo, a la compra en subastas de coches antiguos – véase lo que ocurrió con los precios de los bienes inmuebles en muchas ciudades del mundo.

El todavía presidente de los EE.UU. declaró hace semanas que la elección del candidato rival significaría una caída de la bolsa de valores, dado a su anuncio de aumento de impuestos – ya sabemos el propósito real de ello.

Sin embargo, mientras escribo, donde su derrota parece clara, el mercado de valores de EE.UU. no ha dejado de subir, dando una clara señal de que las políticas públicas son absolutamente irrelevantes para los mercados – el tamaño de la dosis de metadona es lo único que importa ahora. El mercado está esperando más estímulos, ¡quién esté allí importa poco!

En la semana electoral, donde el resultado ya era probable, el índice S&P 500, entre la sesión del 2 y el 5 de noviembre, subió más del 7%, una de las mayores subidas semanales de 2020.

La economía occidental, en particular la de los Estados Unidos, ha sido durante muchos decenios una gigantesca montaña de deuda, un esquema piramidal que sigue creciendo exponencialmente.

En la figura 2, podemos observar que la deuda americana ha aumentado más del 7.000% en 51 años, aproximadamente un 8,8% por año.

En cada ciclo de dos mandatos, cada administración realiza una verdadera hazaña, duplicando el valor de la deuda pública de la administración anterior:

  1. A finales de 2000, la deuda pública era de 5.700 millones de dólares de los EE.UU.; a finales de 2008, era de 10.000 millones de dólares de los EE.UU;
  2. A finales de 2016 era de 20.000 millones de dólares;
  3. Estamos ahora en 27.000 millones de dólares, y el año aún no ha terminado.

Figura 2

Desde el final del régimen monetario de Bretton Woods, que se estableció al final de la Segunda Guerra Mundial y terminó en agosto de 1971, el dólar estadounidense ha dejado de ser convertible en oro.

Con el fin de este régimen monetario, se abrió el camino para una inflación ilimitada. Un megabanco central, como la Reserva Federal de los Estados Unidos, fue capaz de imprimir moneda sin ninguna restricción: como resultado, desde 1970, el dólar estadounidense se ha depreciado un 98% frente al metal dorado, de 27,77 onzas de oro por 1000 USD en 1979, a sólo 0,59 onzas de oro por 1000 USD a principios de este año!

Esta situación no es extraordinaria, simplemente está completamente fuera de control, a pesar de todo, siempre ha sido así: las guerras y los bancos centrales han sido las armas utilizadas por los gobiernos para confiscar poblaciones.

Hoy en día, la compra de votos con dinero que no tienes es la “Nueva Normalidad”. Todo lo que tienes que hacer es crear un beneficio social para garantizar millones de votos.

En la guerra civil americana, entre 1861 y 1865, la deuda pública pasó de 100 millones de dólares a 2800 millones de dólares.

A principios del siglo XX, con la constitución en 1913 de la Reserva Federal, el banco central americano, y la participación de los Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial (1914-1928), la deuda pública volvió a explotar: de 3.000 millones de dólares a 28.000 millones, como podemos ver en la figura 3.

Figura 3

Como podemos ver en la figura 4, la Segunda Guerra Mundial también desencadenó una subida en la deuda pública de los EE.UU., sin embargo, entre 1955 y 1970, a pesar de la participación de los EE.UU. en la Guerra de Vietnam, el anclaje del USD al oro impidió que la deuda pública aumentara. La razón para obligar a los EE.UU. a abandonar la convertibilidad de su moneda en oro – este sistema impidió la falsificación de dinero.

Figura 4

Este desastre está ahora cerca de su fin.

La mayoría de los estados están en bancarrota, y lo único que queda por hacer es escapar. Los bancos centrales son los únicos compradores de su deuda, son los que les garantizan tasas de interés cercanas al 0%, o incluso negativas, en lugar de pagar, reciben intereses. ¡Esta es la nueva realidad!

La creación de grandes bancos centrales, como fue el caso del Banco Central Europeo (BCE), da lugar, en la mayoría de los casos, al inexorable descontrol de la deuda pública.

En Portugal, como podemos ver en la figura 5, en 21 años, y desde la creación del Euro, la deuda pública ha aumentado un 303%, mientras que el PIB, nuestra cartera, sólo ha aumentado un 65%.

Esta situación es similar a la de una familia que hace 21 años tenía una renta de 100 euros y una deuda de 55 euros. Hoy tiene una renta de 165 euros y una deuda de 221 euros, lo que representa el 131% de sus ingresos. Algunos dicen que somos mejores, que somos más ricos!

Figura 5

En Grecia, la ruina es completa. En 21 años, sus ingresos crecieron sólo un 18% (ver Figura 6), mientras que su deuda pública 150%! ¡Esto último representará el 207% del PIB a finales de este año!

Seguramente, en los próximos meses, algún dirigente de la Unión Europea hará una conferencia de prensa para anunciar que todo está bien con la economía griega!

Figura 6

En Italia, uno de los países más afectados por la “pandemia”, la situación también es preocupante. En 21 años, los ingresos de los italianos han aumentado un 39%, mientras que la deuda pública ha aumentado un 89%, representando el 154% del PIB a finales de este año – ¡ahora es una Grecia a gran escala!

Figura 7

En España, en los últimos años, el descontrol de su deuda pública también se ha hecho realidad.

En 21 años, su deuda pública ha aumentado en un 265%, mientras que el PIB sólo ha aumentado en un 84%. La deuda pública representará el 120% del PIB a finales de 2020, en comparación con alrededor del 100% a finales de 2019.

Figura 8

Ante esta realidad, de quiebra inminente, se hace evidente la inevitabilidad de tomar medidas radicales, en particular el confinamiento de la población, que puede implicar:

  • Eliminando la posibilidad de que la población utilice billetes y monedas para obligarles a tener sus ahorros plenamente dentro del sistema bancario, es decir, todo tendrá que pasar por un depósito, que será confiscado con tasas de interés negativas – además de la comisión, ahora pagaremos los intereses de cualquier depósito en una institución bancaria.
  • Aumentar la presión sobre las criptomonedas, utilizando como argumento la lucha contra el blanqueo de dinero, evitando así que los ahorros se destinen a este tipo de activos, de lo contrario, los Estados no podrán gravar las ganancias de capital resultantes de la compra y venta de estos activos.
  • Aumentar la presión sobre los metales preciosos mediante la aplicación de controles sobre las cajas existentes en los bancos. Tarde o temprano, cualquier particular estará obligado a declarar lo que tiene en esas cajas fuertes, en caso de peligro, se nos impedirá el acceso a ellas, de lo contrario también se podrá cobrar un impuesto sobre el valor o las ganancias de capital obtenidas.
  • Aplicación de tipos de interés negativos, con el fin de eliminar la presión sobre la deuda pública, mediante la emisión masiva de moneda a cambio de la compra de bonos emitidos por los Estados. Esta inflación arruinará a la población que no tiene activos reales – metales preciosos, bienes raíces o acciones en empresas importantes.

La crisis actual es sólo una antesala de lo que se avecina:

  • Los obligamos a usar una máscara, quitándoles su individualidad, sin reacción.
  • Los encerramos, no hay reacción.
  • Llevamos a los pequeños negocios a la ruina y a la miseria, no hay reacción.
  • Los obligamos a pruebas compulsivas, incluso contra las constituciones, no hay reacción.

Si no hay reacción, pasemos a la siguiente etapa:

  • Destruir el valor del dinero a través de la inflación.
  • Confiscar los bienes de todas las personas, independientemente de los bienes que tengan.
  • Monitorear en tiempo real cualquier movimiento financiero….

Nada puede escapar a la voracidad del estado, con el propósito de rescatarlo del camino al abismo.

Esto sólo puede empeorar…


Para atender y contestar las solicitudes recibidas necesitamos tratar tus datos personales. Más información sobre el tratamiento de tus datos y tus derechos Aquí.