Nuestro Blog
Inversión Sostenible y Responsable (ISR)

A galope con una sociedad en cambio

En los tiempos actuales cada vez la sociedad esta mas concienciada con el medio ambiente y la sostenibilidad de los recursos que el planeta tierra nos da y por cuanto tiempo puede mantenerse así.

Muchos ejemplos, son el calentamiento global, micro plásticos en océanos, agujero de la capa de ozono, deshielo de los polos, aumento del nivel del mar, igualdad de género y un largo etc. con el que podíamos rellenar un gran párrafo.

La denominada inversión sostenible y responsable (ISR), prima la inversión con características ambientales y sociales, creando valor para los inversores, la sociedad, el medio ambiente y lograrlo con una visión de futuro de cara a que esas inversiones sean sostenibles a largo plazo.

Pero este tipo de inversiones no es una moda relativamente actual, sino que si nos remontamos unos 100 años atrás las directrices que tenían ciertos grupos religiosos, con normas muy claras de donde debían o no invertir sus fieles atendiendo a criterios religiosos.

La desinversión que se llevó a cabo durante los años 80 y 90 en empresas con presencia en Sudáfrica es el caso mas claro de como la sociedad se dio cuenta de la influencia que podía tener su dinero e inversiones, castigando de este modo por el sistema apartheid.

En la actuales, los criterios que priman son:

Dentro de los criterios ambientales, las principales inversiones en nuestro país se han realizado en energías renovables y eficiencia energética dadas las características geográficas con las que cuenta España.

Los factores sociales quizás sean más amplios y alejados de nuestra realidad, pero a grandes rasgos se centra en la mejora de la salud, educación y derechos humanos, como el trabajo infantil o los trabajos forzados.

El activo con este tipo de inversión, que seguramente hayan oído hablar de él son los denominados Bonos Verdes. Es un producto financiero similar a un bono normal, donde la única diferencia es que la inversión realizada en el bono es destinada a la financiación de algún proyecto medioambiental, de bienestar social o de sostenibilidad.

En la siguiente imagen podemos ver la evolución en España de la inversión con criterios ambientales, sociales y de buen gobierno:

 

 

El modo más común para invertir es a través de los ya mencionados Bonos Verdes y a través de Fondos de Inversión con este criterio o incluso muchos planes de pensiones tienen esta filosofía.

Como ejemplo claro de la importancia que está tomando la inversión sostenible, conocidas páginas están puntuando y teniendo en cuenta para sus rankings, sobre todo de fondos de inversión, la calidad en los distintos criterios vistos anteriormente. Como ejemplo Morningstar realizó el siguiente ranking sobre los mejores fondos medioambientales.

 

 

Otra vía sería hacerlo a través de los dos índices de sostenibilidad existentes:

  • Dow Jones Sustainability World Index (DJSI World)
  • FTSE4 Good Global 100 Index

La evolución esperada en este tipo de inversión es creciente por la mayor concienciación de la sociedad en materia medioambiental y social de la denominada generación millennials.

Pero este auge no significa que este libre de todo tipo de riesgos y que invertir en esta filosofía nos asegure una rentabilidad cierta.

La inversión sostenible tiene los mismos riesgos que cualquier otra inversión ya arraigada en el mercado, como perder lo invertido o no obtener la rentabilidad esperada en la realización de la inversión.

Por lo que como en cualquier otra inversión, le aconsejamos que tenga en cuenta el horizonte temporal de este tipo de inversiones, fíjese en la tasa de rentabilidad esperada y no solo en el trasfondo medioambiental o social de la inversión y diversifique su cartera de riesgos.

AVISO LEGAL: La información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión, invitación u oferta, para llevar a cabo operación o transacción alguna. Dicha información tampoco es un reflejo de posiciones (propias o de terceros) en firme de los intervinientes en los Mercados de Valores. DIF Broker no tiene en cuenta objetivos de inversión específicos ni situaciones financieras particulares. Tampoco formulará declaración alguna ni asumirá ninguna responsabilidad derivada de la fiabilidad de la información facilitada ni de que dicha información sea completa ni en relación con las pérdidas que pudieren derivarse de las inversiones realizadas ni por la información expuesta de contenido meramente informativo. Por tanto, ésta no debe ser utilizada para la valoración de carteras o patrimonios, ni servir de base para recomendaciones de inversión. Por el carácter meramente informativo de este blog, las decisiones de inversión tomadas sobre la base de su contenido serán de exclusiva responsabilidad del inversor. Las operaciones que se efectuasen siguiendo las recomendaciones de un análisis, en particular o a título enunciativo, y las inversiones apalancadas tales como la negociación con divisa extranjera y la inversión en derivados, pueden ser muy especulativas y por lo tanto generar beneficios, pero también pérdidas. Antes de realizar una inversión o participar en una transacción, debería tener en cuenta sus circunstancias financieras y consultar a su/s asesor/es financiero/s con vistas a comprender los riesgos que conlleva y considerar si es conveniente a tenor de su situación. Todas las opiniones expresadas están sujetas a modificaciones sin previa notificación. El contenido puede mostrar la opinión personal del autor que puede no ser reflejo de la opinión de DIF Broker.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la negociación de CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.