Nuestro Blog
FONDOS DE INVERSIÓN ¿QUÉ SON Y CÓMO FUNCIONAN?

Más por menos

 

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es una institución de Inversión Colectiva (ICC). Consiste en un patrimonio formado por las aportaciones de un número variable de inversores, denominados partícipes. El fondo lo crea una entidad, la gestora, que es la que invierte de forma conjunta esas aportaciones en diferentes activos financieros (renta fija, renta variable, derivados o cualquier combinación de éstos, etc.) siguiendo unas pautas fijadas de antemano.

Cada partícipe es propietario de una parte del patrimonio del fondo, en proporción al valor de sus aportaciones. Los aumentos o disminuciones del valor del patrimonio se atribuyen proporcionalmente a los partícipes.

Por lo tanto, el partícipe está confiando sus ahorros a un profesional (Gestora), que será el encargado de buscar oportunidades para generar rentabilidad a los partícipes. Junto a la Gestora de Fondos está la figura de la Sociedad Depositaria, cuya función es custodiar, garantizar y vigilar el patrimonio gestionado. A cambio de esta gestión y esta custodia el participe está obligado a pagar unas comisiones (Comisión de Gestión y de Depósito) que vendrán recogidas en el folleto informativo del fondo y cuyos límites máximos vienen definidos por ley. Algunos fondos también pueden cobrar otras comisiones como la de suscripción, rembolso y/o resultados.

Los fondos están regulados por una normativa que pone los límites a la forma en que la Sociedad Gestora puede invertir el dinero, con el fin de asegurar un nivel mínimo de diversificación, liquidez y transparencia.

Tanto el tipo de activos en los que invierte (política de inversión) como el resto de las características del fondo (comisiones, posibilidad de sacar el dinero, riesgo que se asume, horizonte temporal…), están recogidas en un documento llamado Folleto Informativo y en el resumen de éste en el “Documento de Datos Fundamentales para el Inversor” o “DFI”.

Cuando invertimos en un fondo de inversión estamos comprando (suscribiendo) participaciones, cuyo precio o valor de mercado es el valor liquidativo, que se calcula dividiendo el patrimonio total del fondo por el número de participaciones que haya en circulación de dicho fondo. En cuanto a nuestra rentabilidad, la calcularemos como el porcentaje de variación del valor liquidativo, entre la fecha de suscripción y la fecha de reembolso, siendo afectada por las comisiones de suscripción o de reembolso, en el supuesto de que hubiera dichas comisiones.

El patrimonio del fondo aumentará o disminuirá por lo tanto por dos motivos:

  • El primero de ellos por la entrada o salida de partícipes; por lo tanto, el número de participaciones en circulación varía constantemente, a medida que los inversores entran o salen del fondo,
  • Y por las variaciones en el valor de mercado de los activos que componen la cartera del fondo.

Un fondo de inversión, así como cualquier otro producto de inversión, tiene riesgos y el alcance de éstos dependerá del tipo de fondo, de sus características individuales (definidas en el folleto), y de los activos en los que se invierta el patrimonio. De esta manera, la elección entre los distintos tipos de fondos debe hacerse teniendo en cuenta tanto la capacidad y el deseo de asumir riesgos por parte del inversor, como su horizonte temporal de inversión.

En general, los fondos de inversión controlan o intentan controlar este tipo de riesgos diversificando las inversiones para así intentar reducir la volatidad de dicho fondo.

 

¿Qué tener en cuenta en un fondo de inversión?

Por lo tanto, a la hora de elegir un tipo de fondo tenemos que tener en cuenta la determinación de nuestra situación y objetivos personales (es decir, el volumen de pérdidas que estamos dispuestos a asumir y el plazo durante el cual deseamos mantener la inversión), porque la respuesta a estas cuestiones nos permitirá acotar el tipo de fondo que mejor se adapta a nuestros objetivos personales de inversión.

Una máxima que por norma general no debemos olvidar, es la estrecha relación existente entre el binomio “riesgo/rentabilidad”, dado que ante la mayor posibilidad de obtener una mayor rentabilidad es necesario asumir un mayor riesgo.

 

Sin entrar a profundizar en el tema y a efectos de simplificarlo, podríamos, por ejemplo, decir que un inversor puede tener un perfil de riesgo bajo, medio o alto. Si los objetivos de cada uno de los perfiles, son la preservación del capital, revalorización moderada del capital y la alta revalorización de capital respectivamente, una vez que tenemos nuestro perfil de riesgo definido y sabemos nuestro horizonte temporal de la inversión, nos resultará más fácil decantarnos por un fondo o varios fondos, o un tipo o tipos de fondos.

Simplificando el espectro de los tipos de fondos disponibles y sin tener en cuenta otras clasificaciones de los mismos, vamos a clasificarlos según el tipo de activo en el que invierten, de manera que podríamos tener fondos monetarios, garantizados, renta fija, mixtos y renta variable.

Por otro lado, encontramos una serie de variables que podrían también ayudarnos a seleccionar un fondo, y por lo tanto, sería también conveniente tenerlas en cuenta: perfil de riesgo del fondo y política de inversión; horizonte temporal recomendado, rentabilidades históricas, comisiones.

Por tanto, a la hora de invertir en fondos de inversión hay que tener muy presente qué tipo de fondo o tipos de fondos se adaptan mejor a las necesidades de inversión del partícipe, y una vez determinados esos tipos, hay que determinar cuál podría resultarnos más favorable, teniendo en cuenta no sólo las comisiones más bajas o las rentabilidades históricas, dado que, aunque estas variables nos pueden ayudar a la hora de elegir un fondo u otro, no son ni exclusivas ni excluyentes.

 

¿Por qué los fondos son tan utilizados?

Para concluir con esta breve introducción al funcionamiento de los fondos, debemos saber y plantearnos por qué los fondos de inversión son tan populares entre los pequeños inversores:

  • Podríamos definir como un factor clave, que los inversores a través de diferentes tipos de fondos tenemos acceso a mercados que de forma individual nos sería muy difícil llegar a invertir, o incluso más caro. A través de un fondo de inversión nos beneficiamos de la economía de escala.
  • Otra ventaja podría ser que dejamos la gestión en manos de un profesional, que tiene más tiempo y más conocimientos que nosotros (profesionalidad).
  • La última de las ventajas más apreciadas, es la fiscalidad, ya que hasta el momento del reembolso no se tributa por las plusvalías y pudiendo además hacer traspasos internos y/o externos entre distintos fondos de inversión sin que se generen minusvalías/plusvalías.

 

Ejemplo de Fondos de Inversión:

Por último y ya para finalizar vamos a poner un ejemplo muy sencillo para ver cómo se calcula el valor de un fondo:

Un mes después de comenzar a funcionar el “Fondo X” (1 participación por fondo) la cartera tiene los siguientes valores de mercado:

  • Valor de renta fija 1
    Mes anterior: 50€
    Mes actual: 55€
  • Valor de renta fija 2
    Mes anterior: 100€
    Mes actual: 100€
  • Valor de renta variable 3
    Mes anterior: 125€
    Mes actual: 117€
  • Valor de renta variable 4
    Mes anterior: 100€
    Mes actual: 115€
  • Liquidez
    Mes anterior: 25€
    Mes actual: 24€

TOTAL, CARTERA
Mes anterior: 400€; Mes actual 411€

  • Revalorización: Aunque unos valores han evolucionado mejor que otros, el conjunto de la cartera se ha incrementado hasta los 411 euros.
  • Comisiones: Para realizar el cálculo del patrimonio tendríamos que restar 2 euros de comisión de gestión, cargados por la “Gestora YYY”, más 1 euro que percibe el “Banco Depositario ZZZ” por sus servicios de administración de los valores.

TOTAL CARTERA (411) – Comisiones de Gestión (-2) – Comisiones de depósito (-1)

Por tanto, el patrimonio del fondo asciende a 408 euros.

  • Valor liquidativo: El precio unitario de cada participación (valor liquidativo) es ahora de 102 euros. Hasta el momento, cada partícipe registra unas plusvalías de 2 euros, dado que el valor liquidativo es igual al valor del patrimonio fondo (408 €) dividido entre el número de participaciones (4). Así, se obtiene el resultado de 102 € (408/4).

AVISO LEGAL: La información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión, invitación u oferta, para llevar a cabo operación o transacción alguna. Dicha información tampoco es un reflejo de posiciones (propias o de terceros) en firme de los intervinientes en los Mercados de Valores. DIF Broker no tiene en cuenta objetivos de inversión específicos ni situaciones financieras particulares. Tampoco formulará declaración alguna ni asumirá ninguna responsabilidad derivada de la fiabilidad de la información facilitada ni de que dicha información sea completa ni en relación con las pérdidas que pudieren derivarse de las inversiones realizadas ni por la información expuesta de contenido meramente informativo. Por tanto, ésta no debe ser utilizada para la valoración de carteras o patrimonios, ni servir de base para recomendaciones de inversión. Por el carácter meramente informativo de este blog, las decisiones de inversión tomadas sobre la base de su contenido serán de exclusiva responsabilidad del inversor. Las operaciones que se efectuasen siguiendo las recomendaciones de un análisis, en particular o a título enunciativo, y las inversiones apalancadas tales como la negociación con divisa extranjera y la inversión en derivados, pueden ser muy especulativas y por lo tanto generar beneficios, pero también pérdidas. Antes de realizar una inversión o participar en una transacción, debería tener en cuenta sus circunstancias financieras y consultar a su/s asesor/es financiero/s con vistas a comprender los riesgos que conlleva y considerar si es conveniente a tenor de su situación. Todas las opiniones expresadas están sujetas a modificaciones sin previa notificación. El contenido puede mostrar la opinión personal del autor que puede no ser reflejo de la opinión de DIF Broker.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
79% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la negociación de CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.