Nuestro Blog
El mercado de bonos da una señal de alerta

Seguir muy de cerca la evolución de la economía norteamericana

 

Los medios de comunicación y analistas financieros han estado centrando la discusión en relación a la “señal” de alarma que dio el mercado de bonos en los últimos días. Lo que ha generado toda esta cobertura ha sido que los rendimientos en Estados Unidos de las notas del tesoro a 3 meses ha superado el rendimiento de los bonos a 10 años, lo que significa que la curva de rendimientos está invertida.

 

Evolución de la diferencia en el rendimiento entre las notas a 3 meses y los bonos a 10 años de Estados Unidos

 

 

Fuente: Bloomberg

 

Recordemos que la curva de rendimientos es una gráfica que une los diferentes puntos de los rendimientos a diversos plazos de bonos emitidos por un determinado emisor de deuda, en este caso el gobierno de Estados Unidos. Cuando la curva de rendimientos de deuda de un país se invierte, se interpreta que en el futuro cercano puede existir una recesión en la economía ya que lo “normal” es que los rendimientos sean cada vez mayores ante vencimientos más alejados en el tiempo. Dado que los rendimientos de los bonos se establecen en base a oferta y demanda, la curva de rendimientos se la utiliza para inferir las expectativas, o sea que es lo que el mercado en términos generales espera que suceda. Debido a ello, no podemos decir con certeza que la recesión va a ocurrir.

La última vez que sucedió esto fue a mediados de 2007, en ese caso puntual, anticipó correctamente que una recesión estaba por ocurrir ya que en 2008 se desató una de las peores crisis financieras en la historia de Estados Unidos. Debido a ello, el debate se ha concentrado en relación a si en esta oportunidad pronosticará correctamente una nueva recesión.

En los días previos, Janet Yellen, quien dirigió la Reserva Federal en Estados Unidos previamente, dijo que no ve una señal de recesión por el hecho de que la curva de rendimientos se haya invertido. Mencionó que más que una prolongada recesión, lo que puede indicar este hecho es que sea necesario bajar la tasa de interés de referencia. Argumentó que en contraste con el pasado, ha existido recientemente una tendencia a que la curva de rendimientos se mantenga bastante plana por lo que es más probable que se invierta. Si bien Yellen no asigna una probabilidad alta de que exista una recesión en el futuro cercano, reconoce que la economía está creciendo a una tasa menor, pero dado que la tasa actual de crecimiento está en niveles cercanos a la tasa potencial de crecimiento, no considera que la situación sea alarmante.

Si bien los comentarios de Yellen tuvieron la intención de ajustar las expectativas, el mercado de acciones ha estado bajando lo que refleja una cierta preocupación o mejor dicho, el mercado no está ignorando la señal de la curva de rendimientos.

A modo de conclusión, la realidad es que la economía norteamericana viene creciendo a un ritmo menor y el escenario internacional no es sencillo, hay muchos elementos en juego como el Brexit, la guerra comercial con China, el bajo crecimiento de la economía europea, etc. Todas estas variables están implícitas en los precios de mercado, es por ello que la curva de rendimientos se ha invertido y el mercado de acciones ha reaccionado a la baja, es un reflejo de que las expectativas apuntan a que existe una mayor probabilidad de que la situación macroeconómica cambie para Estados Unidos, con lo que eso implica para el resto del mundo.

Es claro que la recesión no es inminente en caso que suceda, puede tardar entre 12 y 18 meses según varios analistas y expertos, lo que significa que hay que seguir muy de cerca la evolución de la economía norteamericana y las expectativas para el resto del año que las empresas brindarán en sus reportes contables trimestrales. La recesión no está asegurada pero eso no implica ignorar las señales que da el mercado.

AVISO LEGAL: La información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión, invitación u oferta, para llevar a cabo operación o transacción alguna. Dicha información tampoco es un reflejo de posiciones (propias o de terceros) en firme de los intervinientes en los Mercados de Valores. DIF Broker no tiene en cuenta objetivos de inversión específicos ni situaciones financieras particulares. Tampoco formulará declaración alguna ni asumirá ninguna responsabilidad derivada de la fiabilidad de la información facilitada ni de que dicha información sea completa ni en relación con las pérdidas que pudieren derivarse de las inversiones realizadas ni por la información expuesta de contenido meramente informativo. Por tanto, ésta no debe ser utilizada para la valoración de carteras o patrimonios, ni servir de base para recomendaciones de inversión. Por el carácter meramente informativo de este blog, las decisiones de inversión tomadas sobre la base de su contenido serán de exclusiva responsabilidad del inversor. Las operaciones que se efectuasen siguiendo las recomendaciones de un análisis, en particular o a título enunciativo, y las inversiones apalancadas tales como la negociación con divisa extranjera y la inversión en derivados, pueden ser muy especulativas y por lo tanto generar beneficios, pero también pérdidas. Antes de realizar una inversión o participar en una transacción, debería tener en cuenta sus circunstancias financieras y consultar a su/s asesor/es financiero/s con vistas a comprender los riesgos que conlleva y considerar si es conveniente a tenor de su situación. Todas las opiniones expresadas están sujetas a modificaciones sin previa notificación. El contenido puede mostrar la opinión personal del autor que puede no ser reflejo de la opinión de DIF Broker.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
El 86% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la comercialización con CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.