Loading...

Blog

DONDE HABLAMOS DE LA BOLSA
Home / Blog

Cómo usar los retrocesos de fibonacci

Para comprender y apreciar completamente el concepto de retrocesos de Fibonacci, uno debe comprender la serie de Fibonacci. Los orígenes de la serie de Fibonacci se remontan a los antiguos guiones matemáticos indios, y algunas afirmaciones se remontan al 200 a. C. Sin embargo, en el siglo XIII, Leonardo Pisano Bogollo, un matemático italiano de Pisa, conocido por sus amigos como Fibonacci, descubrió los números de Fibonacci.

La sucesión de Fibonacci es una secuencia de números que comienzan desde cero y están dispuestos de tal manera que el valor de cualquier número de la serie es la suma de los dos números anteriores

0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610

Las sucesiones de Fibonacci tienen su aplicación en el estudio bursátil. Se consideran un indicador muy importante para ver la magnitud de los retrocesos en la Bolsa

Ante la confirmación de un retroceso en la cotización, se buscará calcular la probable magnitud del movimiento. Para lograrlo, se aplican ciertos porcentajes obtenidos de la sucesión de Fibonacci a la magnitud total de la tendencia previa.

Los porcentajes utilizados son los siguientes:

  • 61,8%: Conocido también como la proporción áurea, o número áureo, es el límite del cociente que se obtiene de la división de un elemento de la sucesión de Fibonacci entre el siguiente, conforme la serie tiende a infinito.
  • 50%: no se basa en un número de Fibonacci. Este número se deriva de la afirmación de la teoría del dow de que los promedios suelen remontar la mitad de su movimiento anterior.
  • 32,8%: Se obtiene de restar 61.8% de la unidad (1.000 – 0.618 = 0.382).
  • 23,6%: Se obtiene de restar 61.8% de la unidad (1.000 – 0.618 = 0.382).
  • 100%: Equivalente a la magnitud total de la tendencia principal.

Los porcentajes de retroceso en el análisis bursátil solo deben ser calculados después de que se haya confirmado el fin de una tendencia, nunca mientras la tendencia continúa vigente.

Teniendo en cuenta que las tendencias siempre forman parte de una tendencia de más largo plazo y a su vez están formadas por tendencias de más corto plazo, debemos plantearnos sobre cuál de estas tendencias debemos calcular los retrocesos. En términos generales, debemos calcular los retrocesos sobre aquella tendencia que haya dado señales claras de terminación.

Se considera que una tendencia débil puede tener un retroceso de 31.8%, mientras que una tendencia muy fuerte puede tener un retroceso de 61.8%, antes de retomar su dirección original.

Algunos libros mencionan una zona crítica de 33 al 38.2%, y de 61.8 a 67%, en lugar de los niveles específicos.

Las críticas más importantes en contra de los de retrocesos de Fibonacci están fundamentadas en la teoría del paseo aleatorio, argumentando que no hay justificación para suponer que la acción del precio tenga razón alguna para respetar niveles predeterminados de retroceso.

Los retrocesos de Fibonacci forman una parte importante de la Teoría de ondas de Elliott.

Para usar los retrocesos de Fibonacci, primero debemos identificar el movimiento 100% Fibonacci. El movimiento del 100% puede ser un repunte al alza o un repunte a la baja. Para marcar el movimiento del 100%, debemos elegir el máximo y el mínimo en el gráfico. Una vez que se identifica esto, los conectamos usando la herramienta de retroceso de Fibonacci que podrá encontrar en el graficador de Dif Broker en el apartado de añadir anotación.

Se utilizan a menudo para identificar el final de una corrección o un rebote en contra de la tendencia. Las correcciones y los rebotes en contra de la tendencia a menudo vuelven sobre una parte del movimiento anterior.

Los retrocesos de Fibonacci son algo similares a los promedios móviles en el sentido de que ambos pueden usarse para identificar niveles de soporte y resistencia. Sin embargo, las teorías subyacentes a estos dos indicadores son completamente diferentes. Los retrocesos de Fibonacci se basan en la secuencia de Fibonacci definida matemáticamente y su ubicuidad en la naturaleza, el arte y la ciencia, mientras que los promedios móviles simplemente siguen los movimientos de precios de una acción. Como resultado, los retrocesos de Fibonacci son niveles de precio fijos después de un movimiento de precio inicial, mientras que los promedios móviles cambian con el tiempo a medida que el precio continúa fluctuando después del movimiento de precio inicial y la siguiente reversión. Cuando los niveles de retroceso de Fibonacci y las medias móviles coinciden, el nivel de soporte o resistencia suele ser más fuerte.


Pincha aquí  y acede a nuestra plataforma de simulación, para empezar a probar las mejores herramientas del Análisis Técnico.


Para atender y contestar las solicitudes recibidas necesitamos tratar tus datos personales. Más información sobre el tratamiento de tus datos y tus derechos Aquí.