Nuestro Blog
Cómo está formada la Bolsa Española

Antes de que la informática entrara en nuestras vidas, la bolsa española estaba compuesta por cuatro bolsas que actuaban de forma independiente, Madrid (1831), Barcelona (1915), Bilbao (1890) y Valencia (1970).

 

Los miembros de cada una de ellas (Entidades de crédito, Sociedades y Agencias de Valores) eran accionistas de la Sociedad Rectora de la Bolsa de Valores correspondiente, la cual era la encargada de organizar y dirigir cada una de las Bolsas, publicando los precios de cotización, organizando la liquidación de los valores y admitiendo títulos a cotización junto a la CNMV.

 

Esta cierta independencia de las Sociedades Rectoras finalizó el pasado 2001, cuando Bolsas y Mercados Españoles (BME) fue creado para convertirse en la matriz de estas cuatro instituciones. Por tanto, a partir de este momento, las cuatro Bolsas son filiales de esta institución pasando ésta a regular y gestionar todos los mercados secundarios, lo cual facilitó el funcionamiento del mercado continuo.

 

Uno de los hechos de mayor relevancia fue en julio de 1988 cuando se publicó la Ley del Mercado de Valores, ley que permitió entre otras muchas ventajas, regular y dar comienzo a un proceso de gradual negociación de acciones mediante un sistema electrónico bursátil sustituyendo la antigua negociación en corros. Se denominó “Sistema de Interconexión Bursátil Español” (SIBE)

Este sistema empezó a funcionar con tan solo cinco acciones (Altos Hornos, Motor Ibérica, Nueva Montaña Quijano, Sniace y Tubacex) y los clientes empezaban a cursar las órdenes de compra o venta mediante sistemas informáticos. A partir de este momento, las órdenes se englobaban e interconectaban en las cuatro Bolsas de Valores y se puede considerar que desde entonces empieza a funcionar el Mercado Continuo Español.

 

En cuanto a la liquidación de las acciones, se realizaban a través del Sistema de Compensación y Liquidación de Valores (SCLV) integrado en Iberclear (Depositario Central de Valores). Hoy en día la liquidación de los valores la realiza otra filial de BME (BME Clearing).

 

El horario de negociación para renta variable española siempre ha sido desde las 9:00h hasta las 17:30h contando con una subasta de apertura desde las 8:30h hasta las 9:00h y una subasta de cierre desde las 17:30h hasta las 17:35h.

 

Como fechas de relevancia en el desarrollo de los distintos mercados adicionales al continuo, en 1999 se creó el Latibex, mercado que permite negociar en el SIBE algunas de las empresas latinoamericanas más grandes de dicha zona geográfica.

 

En el 2006 nació el MAB o “Mercado Alternativo Bursátil” ideado para pequeñas empresas pero de alto crecimiento que no pueden cumplir con los requisitos exigidos para cotizar en el mercado continuo. En él cotizan Socimis, fondos de capital riesgo, Sicavs u otras compañías de alto o rápido crecimiento. Actualmente cotizan en él 42 empresas.

 

Desde el punto de vista de la renta fija (bonos del Tesoro Español, autonómicos o corporativos) ésta se negocia en el mercado AIAF mayoritariamente. Hay otros dos mercados adicionales de renta fija donde se negocia deuda de emisores que no cumplen los requisitos para ofrecerse en AIAF. Estos son el MARF (Mercado Alternativo de Renta Fija) creado en 2013 y SENAF (Sistema Electrónico de Negociación de Activos Financieros) ambos considerados MTF o “Multilateral Trading Facility” cumpliendo la normativa europea Mifid II.

 

En cuanto a los derivados financieros (futuros y opciones financieras de índices o compañías españolas) estos se negocian en el mercado MEFF (Mercado Español de Futuros Financieros).

Debajo podemos observar de una manera muy resumida el esquema actual del mercado español de valores, tanto de renta variable, renta fija o derivados, con la correspondiente supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y liquidación de BME Clearing.

 

 

Imagen - Estructura del mercado español de valores (Fuente: Bolsa de Madrid)

AVISO LEGAL: La información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión, invitación u oferta, para llevar a cabo operación o transacción alguna. Dicha información tampoco es un reflejo de posiciones (propias o de terceros) en firme de los intervinientes en los Mercados de Valores. DIF Broker no tiene en cuenta objetivos de inversión específicos ni situaciones financieras particulares. Tampoco formulará declaración alguna ni asumirá ninguna responsabilidad derivada de la fiabilidad de la información facilitada ni de que dicha información sea completa ni en relación con las pérdidas que pudieren derivarse de las inversiones realizadas ni por la información expuesta de contenido meramente informativo. Por tanto, ésta no debe ser utilizada para la valoración de carteras o patrimonios, ni servir de base para recomendaciones de inversión. Por el carácter meramente informativo de este blog, las decisiones de inversión tomadas sobre la base de su contenido serán de exclusiva responsabilidad del inversor. Las operaciones que se efectuasen siguiendo las recomendaciones de un análisis, en particular o a título enunciativo, y las inversiones apalancadas tales como la negociación con divisa extranjera y la inversión en derivados, pueden ser muy especulativas y por lo tanto generar beneficios, pero también pérdidas. Antes de realizar una inversión o participar en una transacción, debería tener en cuenta sus circunstancias financieras y consultar a su/s asesor/es financiero/s con vistas a comprender los riesgos que conlleva y considerar si es conveniente a tenor de su situación. Todas las opiniones expresadas están sujetas a modificaciones sin previa notificación. El contenido puede mostrar la opinión personal del autor que puede no ser reflejo de la opinión de DIF Broker.
Los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento.
86% de las cuentas de inversores minoristas pierden dinero en la negociación de CFD con este proveedor.
Debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero.